Seguro que en tu centro tienes muchas clientas leales, que acuden de forma regular al salón y confían plenamente en tus consejos. Pero, ¿cuántas no han vuelto después de la primera vez? Si el número es demasiado alto deberías replantearte tu forma de trabajar y, sobre todo, revisar muy a fondo estos errores tan habituales que impiden a tu centro fidelizar a su clientela.


1

Hacer esperar al cliente

No nos vamos a engañar: todos montamos nuestro negocio para hacer dinero y, en el caso de un centro de estética, ese dinero te lo da tener muchas citas en tu agenda. Pero no puedes sobrevalorar tus capacidades y hacer que esa “avaricia” te impida dar un buen servicio a tus clientas. Para evitar que esto suceda puedes cambiar tu rutina o ampliar la plantilla. 

2

No cumplir tus promesas

Nada defrauda más a un cliente que la falta de sinceridad y compromiso: darles un precio superior al que habíais acordado, traerles un producto fuera de fecha, con unas características distintas… Si les prometes algo, asegúrate antes de que podrás cumplirlo. Por muy bien que la trates después, no te confundas: tu clienta no olvida.


3

Ignorar sus gustos

Un buen profesional conoce bien a sus clientes, incluyendo sus gustos y necesidades. Si las pasas por alto y tratas a todo el mundo por igual, estás violando la primera norma de la fidelización: hacerles sentir especiales. Ese servicio diferenciador será tu mejor arma para ganarte su lealtad.

4

No aleccionar tus empleadas

¿De qué sirve que tú te molestes en seguir todas estas pautas si tus empleadas van a tirarlas por tierra? Si ves que alguna de ellas descuida la atención al cliente, busca un momento para explicarle que esa atención de calidad es tan importante como la buena realización de sus funciones y asegúrate de que la ponga en práctica.



5

No elegir lo que vas a vender

Los centros de estética con una facturación muy alta deciden qué van a vender a su cliente antes de que toque el timbre. Por tanto, ¿qué vas a venderle? Si no lo haces tú, lo hará otro establecimiento. 
Si lo que vas a vender es un tratamiento, el cliente se ha de marchar con la cita totalmente confirmada y reservada. Si decides que lo que vas a venderle es un producto, asegúrate de que lo visualice durante todo el tratamiento y explícale siempre sus beneficios de forma simple y sin palabras técnicas.


A menudo, estos pequeños cambios en la forma de actuar harán que tu salón de un cambio radical y empiece a granjearse una comunidad de clientas leales y satisfechas. Pero, si esto no es suficiente, te recomendamos que descargues nuestras estrategias para fidelizar al cliente de un centro de estética. Aprenderás a ganarte su confianza y a crear una relación de calidad.


¿Te gustaría conocer otras estrategias para fidelizar a tus clientas?


Rellena el siguiente formulario y descárgate nuestro Manual de estrategias para fidelizar a tus clientas.



He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad *