Si tienes un centro de estética o bien forma parte de tu negocio (por que tengas una peluquería, spa, centro de manicura o similar), debes conocer ciertos números para estar segura de que estás realmente al frente y no se trata de un mero “autoempleo”.

Controlar tu negocio es conocer el punto cero: la facturación mínima que debes tener para cubrir los gastos. Si desconoces esta información, es posible que estés teniendo pérdidas y no te hayas dado cuenta. Ello supone que termines cada mes agobiada, con la sensación de estar perdida y sin disponer nunca de dinero. También implica que mezcles tu dinero personal con el profesional, sin tener nunca claro lo que estás ganando o perdiendo con tu negocio.

Si quieres saber si controlas tu centro, tienes que hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Sabes qué caja diaria debes tener para cubrir tus gastos?
  • ¿Sabes cuáles son tus gastos fijos y cuales son variables?
  • ¿Sabes cuánto ganas o pierdes cada mes?
  • ¿Sabes cuánto deberías facturar por cabina para cubrir gastos?
  • ¿Sabes cuánto debería facturar cada uno de los empleados de tu salón para que sean rentables?
  • Cuando te presentan una inversión, ¿sabes cuánto debes y te puedes gastar?, ¿cómo lo debes pagar para no sufrir económicamente?

¿Quieres que te indiquemos como vas con tu negocio?

Prueba nuestro termómetro y tómale la temperatura.